Generalmente durante un procedimiento de medicina reproductiva solemos escuchar frases similares a “los embriones quedan en cultivo”. Ahora bien, que se entiende por esto. Lo primero que uno tiende a pensar es en el medio de cultivo (sustancia líquida con varios nutrientes) en el cual se colocan los embriones durante el tiempo que están en el laboratorio. Pero en realidad se trata de un sistema de cultivo que implica más elementos que un medio para desarrollo. Los embriones se colocan en una placa de plástico, que tiene gotas de medio de cultivo que se cubren con aceite. Este aceite tiene la función de amortiguar los cambios en las condiciones, permitiendo que sean lo más estables posible. Otro punto clave son las incubadoras o estufas. Es el lugar físico donde se coloca la placa que armamos. Permiten darle las condiciones de temperatura y pH optimas al cultivo. Finalmente, las condiciones del laboratorio donde se realizan los procedimientos también hacen al resultado final.

Como todas las cosas, la variedad de productos es grande y la calidad de también. En este caso la calidad es fundamental ya que puede influir en el resultado que estamos buscando. Además es importante realizar ciertos controles a los productos que usamos para garantizarnos de que no van impactar de manera negativa en el desarrollo de los embriones. También se realizan controles periódicos a todos los equipos. Con lo cual, un sistema de cultivo tiene detrás un desarrollo y un trabajo constante que muchas veces es difícil de visualizar. Pero que hacen, con la suma de los detalles, muchas veces las diferencias en los resultados.

Por lo tanto, cuando escuchemos la frase “sistema de cultivo” o similar, estaremos pensando en varios factores más que simplemente una sustancia líquida.

WordPress Lightbox Plugin