Al buscar un embarazo con un tratamiento de reproducción asistida, una de las mayores incógnitas es la tasa de éxito de estos procedimientos. La transferencia de embriones es el último paso de la Fecundación in Vitro (FIV). 

El éxito de la transferencia embrionaria dependerá de muchos factores.

¿Qué es la transferencia embrionaria? 

La transferencia embrionaria forma parte del tratamiento de fertilidad de alta complejidad denominada Fertilización In Vitro (FIV). En este tratamiento, se realiza la fecundación en laboratorio del óvulo con un espermatozoide. El óvulo puede provenir de un miembro de la pareja o de una donante mediante el proceso de la ovodonación. 

En esta práctica se forman embriones que luego serán transferidos al útero de la mujer, dando fin al tratamiento de FIV. En caso de utilizar embriones congelados mediante la técnica de vitrificación, el tratamiento se denomina transferencia diferida. 

Esta transferencia requiere una preparación del endometrio de la mujer, para lograr un estado receptivo del mismo. 

Preparación para la transferencia embrionaria 

En primer lugar, se debe decidir si se utilizarán óvulos de la mujer gestante, de una donante o bien utilizar embriones congelados. 

Los pasos a seguir para realizar la transferencia embrionaria son: 

Preparación endometrial: 

Generalmente, se administran estrógenos y entre 5 y 6 días previos a la transferencia del embrión al útero, se comienza a administrar también progesterona por vía exógena. Esta práctica será monitoreada con ecografías que determinarán si el endometrio se encuentra en estado óptimo para proceder a la transferencia embrionaria. 

Descongelación de los embriones: 

El profesional de reproducción asistida determinará cuándo es conveniente realizar la transferencia una vez que el endometrio se encuentre en condiciones. 

La desvitrificación de embriones es un procedimiento sencillo que se realiza en laboratorio. Mediante un análisis previo, en casos de contar con más de un embrión criopreservado, se elige el que presente mejores condiciones para ser transferido.

El procedimiento de transferencia embrionaria 

Este procedimiento se realiza en quirófano, debido a que se cuenta con el laboratorio de embriología. Es rápido, indoloro y sencillo por lo cual no requiere anestesia. 

Con la guía de una ecografía abdominal, el médico introduce una cánula o catéter de transferencia con el o los embriones a transferir. La retención de orina en su vejiga ayudará a visualizar el lugar indicado para depositar los embriones. 

Porcentaje de éxito de transferencia embrionaria

La tasa de éxito de transferencia de embriones dependerá de cada caso particular. 

En líneas generales en transferencias en fresco o criopreservados con embriones que provienen de ovodonación la chance de éxito es del 50% por transferencia

Cuando el origen de la gameta es propia, va a depender de la edad de la paciente, siendo en promedio del 20 al 25%, que es la tasa de embarazo espontánea natural en parejas sin problemas de fertilidad. 

Este porcentaje de éxito puede verse aumentado cuando se realiza el test genético a los embriones y sabemos que estamos transfiriendo un embrión cromosómicamente normal. En este caso las probabilidades aumentan al 50-60%, la chance más alta dentro de los tratamientos de fertilidad. 

Existen ciertas condiciones favorables: mujeres que ya hayan tenido hijos, factores tuboperitoneales como causa de esterilidad, repeticiones de tratamientos, adecuadas muestras de semen, entre otros. 

Cuando una persona busca realizar un tratamiento de reproducción asistida, pueden surgir muchas incertidumbres. Es por ello que en In Vitro Buenos Aires invitamos a contactar a nuestro equipo de profesionales para obtener un diagnóstico claro sobre en qué situación se encuentra y obtener un asesoramiento personalizado.

WordPress Lightbox Plugin