¿Qué nos sugiere el término bebé de diseño?

En primer lugar, la posibilidad de elegir. Rápidamente pensamos en aspectos físicos, pero si nos damos unos minutos para reflexionar surgen otras características y aptitudes del futuro bebé. De tener oportunidad también desearíamos un estado salud sin enfermedades. A la hora de imaginar ¿hay un límite? ¿Cuál es ese límite? En busca del ideal ¿qué entiende cada uno? ¿Cuáles serían las consecuencias? Fuerte, ¿no?

¿Cómo y dónde se podría lograr? De pronto visualizamos un laboratorio…

Y ahí aparece la fecundación in vitro. Difícil no relacionar bebes de diseño con reproducción asistida. La idea está en nuestras mentes gracias a innumerables películas y novelas. Los medios de comunicación también alimentan el imaginario social al utilizar este término y de pronto sale en nuestras conversaciones de forma natural mientras miramos hermosos niños en las redes sociales.

En realidad, bebé de diseño se refiere a la formación in vitro de un embrión que cuente o no con una característica genética determinada. Si bien otros organismos genéticamente modificados ya son parte de la industria y de la vida actual, en humanos se encuentra en etapa de investigación, la cual está restringida ética y legalmente.

Existes varias estrategias en reproducción asistida que apuntan a aspectos genéticos que sí son posibles de evaluación. Me gustaría resaltar dos de ellas: el PGT y la donación de gametos.

El test genético preimplantacional (PGT) surge como una opción para parejas con un alto riesgo genético para su descendencia. En este procedimiento no se realiza una modificación dirigida, sino que se evalúa cual de los embriones producidos in vitro no presenta la combinación genética que inevitablemente lo llevaría al desarrollo de una enfermedad familiar determinada.

La donación de óvulos y espermatozoides amplió enormemente las oportunidades de parejas hetero y homosexuales y de personas sin pareja. El proceso de selección de donantes consiste en una consulta médica y en una serie de estudios para evaluar su estado de salud. En Argentina los receptores no pueden elegir a sus donantes por fotos pero las características físicas de todos los involucrados son tenidas en cuenta por los profesionales del programa al momento de la donación.

Estas opciones antes mencionadas y otras de la reproducción asistida permitieron concretar el deseo de parentar a personas que antes lo creían imposible. Los pacientes son motivados por un proyecto de familia y tienen fantasías acerca de su futuro hijo. La voluntad procreacional de los pacientes que entran en tratamiento evidencia más que nunca un embarazado planeado. Y los bebes resultados de estos tratamientos son soñados, imaginados, planificados, pero no son diseñados. Son deseados.

WordPress Lightbox Plugin