Marina Tiene 32 años, en licenciada en Marketing en una empresa internacional, viaja 3 veces al año a la sede central de la empresa en donde presentan los resultados de los distintos países, tiene 3 personas a cargo y reporta a otro tanto. Trabaja 10 horas al día y no apaga nunca el celular. Vive sola, sin mascotas ya que pasa mucho tiempo afuera de su casa. No está muy segura de querer ser madre en el futuro, estuvo en pareja hasta el año pasado y tampoco se lo planteó, pero sabe que puede ser un deseo si encontrara a la persona correcta. También sabe que el reloj biológico sigue corriendo y no lo puede detener porque no sea el momento adecuado o no tenga pareja. Una amiga le habló que guardó sus óvulos para diferir su maternidad, decidió que realizará una consulta con el especialista en fertilidad.

Vitrificación de ovocitos de Causa Social


Desde el 2013 la técnica de vitrificación de ovocitos dejó de ser experimental para las sociedades de medicina reproductiva americana y europea. Actualmente, ya son miles los niños nacidos a partir de ovocitos vitrificados.

Por esta razón, es ofrecida como una opción válida en mujeres que desean postergar la maternidad por causas sociales (generalmente relacionadas a la edad) guardando sus gametas y así poder tener la chance de concebir un hijo con su material genético.

Actualmente los centros de reproducción asistida notan un aumento importante en la demanda de este procedimiento. Todas estas mujeres buscan “detener” de alguna manera el daño generado por el tiempo en sus ovocitos mientras resuelven distintas situaciones particulares como la falta de pareja, finalizar formación académica o alcanzar logros profesionales, entre muchos otros y así poder quedar embarazadas en un momento más adecuado para sus vidas.

En IN VITRO Buenos Aires realizamos un estudio demográfico de las mujeres que elegían vitrificar sus ovocitos por causas sociales y encontramos que la edad promedio de realización del tratamiento fue de 37 años, el 66,7 % tenía pareja al momento de realizar el tratamiento, el 83,3% eran universitarias y el 66 % tenían cargos equivalentes a supervisora o superior.

El 84% de las pacientes tenía pensado buscar embarazo en 3 a 5 años desde el momento en que criopreservaron sus ovocitos y el 35% respondió que solo lo haría en caso de tener una pareja con quien compartir su proyecto parental, el resto recurriría a un banco de semen. El 50,3% de las pacientes obtuvieron 5 o menos ovocitos en la primera punción, por lo que la mitad de ellas decidió junto a su médico realizar una o más punciones para poder guardar entre 8 y 10 ovocitos.

En la actualidad, la vitrificación de ovocitos es una opción dentro de la planificación familiar de las mujeres, teniendo los médicos la misión de presentarlo como una posibilidad cuando la maternidad se ve postergada a edad reproductivas de la mujer más avanzadas.

Podes buscar toda la información de este tratamiento en https://invitro.com.ar/congelamiento-ovulos/

WordPress Lightbox Plugin